¿Cómo elegir los zapatos?

La función de los zapatos es proteger los pies, pero a veces provocan todo lo contrario. Un calzado inadecuado puede provocar importantes lesiones, dolores, deformaciones y

problemas temporales, permanentes o crónicos.

  •  Elegir zapatos cómodos y flexibles, que se adapten a la forma del pie y no al revés.
  • Si nos molesta un zapato no debemos pensar que ya se adaptará, porque eso tiene un costo: dolor, heridas, ampollas, callos o deformaciones de por vida. El calzado debe ser cómodo inmediatamente, desde el primer día.
  • Tenemos que probarnos los zapatos de pie, no sentados. El pie se ensancha al soportar el peso y es así como podremos valorar si nos aprieta en algún sitio.
  • Normalmente hay un pie que presenta más dificultad al momento de usar un calzado por lo tanto hay que primeramente probarse el calzado del pie con dificultad, si calza bien puede comprarlo.
  • Hay que probarse en los dos pies, porque nunca son exactamente iguales. En caso de mucha diferencia, comprar los del número más grande.
  • Debemos caminar un poco con los zapatos antes de decidirnos a comprarlos, para ver cómo se flexionan y cómo nos permiten dar el paso.
  • Es mejor comprar a última hora del día, cuando los pies pueden estar más hinchados y ensanchados.
  • Si los zapatos quedan demasiado holgados, también pueden provocar rozaduras y ampollas.
  • Vigilemos que queden bien no sólo por delante, también en el talón y el empeine, y que permitan el libre movimiento de los dedos.
  • El material no debe ser rígido, la plantilla ha de tener un material absorbente de las presiones de cuero natural en su interior y la suela será flexible.
  • No hay que confiarse del número de calzado de toda la vida. Los pies crecen, se ensanchan y cambian a lo largo de los años, por el sobrepeso, los embarazos, el envejecimiento… las hormas de los zapatos según la procedencia del fabricante también varían.
  • Para ir a comprar zapatos hay que llevar el mismo tipo de calcetín o media que solemos llevar habitualmente o que esperamos usar con ese tipo de calzado.
  • El largo del zapato exterior no es el mismo largo del zapato por su interior.
  • Para medir el largo del pie, debe poner el pie pegado a la pared luego marcar la parte distal tomando como referencia el dedo más largo y con una regla medir la distancia en centímetros.
  • Si llevamos algún elemento ortopédico, como una plantilla, debemos probarnos con ella. Nunca comprar zapatos sin llevar las plantillas ortopédicas o elementos ortésicos de protección de los dedos con deformaciones
  • Cuanto más alto sea el tacón, mayor será la presión anormal sobre el antepié (la parte delantera del pie).
  • Si presenta deformaciones a los pies, evite usar zapatos demasiado blandos ya que no oponen resistencia a las deformaciones específicamente a nivel del Contrafuerte(parte posterior del zapato) en los casos de Pie Plano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies